La educación ambiental, un paso de gigante para salvar el planeta

Cada vez son más numerosos los problemas ambientales a los que nos enfrentamos y si no ponemos remedio urgente irán a más. Para evitarlo, es fundamental concienciar a la sociedad de este grave problema y que está en nuestra mano el resolverlo. La educación ambiental se convierte así en uno de los pilares de este proceso de concienciación sobre la realidad global del planeta, la relación del ser humano con la naturaleza y las consecuencias y problemas que surgen de esta relación. Pero si esta nueva educación ambiental debe llegar a toda la sociedad, es todavía más urgente que cale en los más pequeños. Los niños, especialmente los menores de 5 años, tienen una gran curiosidad y necesidad de descubrir y observar y siempre están dispuestos a aprender. Por ello, desde nuestro centro IEP de Castellón queremos aprovechar esta etapa para fomentar la educación ambiental desde nuestros alumnos más pequeños.
 
 
 
Reciclar, reducir y rehusar
 
 
La educación ambiental debe ser una actividad divertida para los niños, pero que les lleve a conocer y respetar su entorno. Así conseguiremos que en el futuro sean ejemplo y puedan gestionar de una manera adecuada todas sus actividades, para que éstas no sean perjudiciales para el medio ambiente. En este sentido, la interacción es una de las claves de este nuevo aprendizaje que tiene como objetivos básicos enseñar a nuestros niños a reciclar, reducir y rehusar. El reciclaje de la basura se enseña con colores que los niños pueden asociar a cada uno de los desechos, para que ellos sepan siempre dónde dejarlos en su hogar y donde depositarlos después en los contenedores. La reducción trata de buscar formas creativas de solucionar problemas ambientales proponiendo otras alternativas a las contaminantes, como las bolsas de tela en lugar de las de plástico. Finalmente a rehusar se enseña, por ejemplo, con manualidades que dan un nuevo uso a la basura generada.
 
 
 
Estas tres pautas se pueden abordar tanto en la escuela como en casa pero, en una época en la que teléfonos y dispositivos móviles copan el tiempo libre de nuestros niños, salir al campo, conocer los árboles o las especies animales y estar en contacto con la naturaleza, puede ser no sólo un lujo sino la mejor manera de que los pequeños aprendan a amar y cuidar el medio ambiente. Este es el mejor punto de partida para iniciar la educación ambiental de nuestros niños. Una vez familiarizados con su entorno y su problemática, debemos enseñarles a reflexionar sobre cómo nuestros hábitos y acciones diarias pueden impactar de manera positiva o negativa en el medio ambiente.
 
 Al iniciar esta educación desde edades tempranas conseguimos que el respeto y cuidado de la naturaleza se conviertan en parte de su vida cotidiana. Si aman su entorno y los seres vivos que les rodean sentirán el deseo y la necesidad de preservarlos.
 
 
 
Según la UNESCO, la educación ambiental para niños tiene los siguientes objetivos:
 
  • Crear conciencia en los pequeños de los problemas ambientales y mostrarse sensibles ante ellos.
  • Fomentar el interés en la participación y mejora del medio ambiente.
  • Desarrollar la capacidad de los pequeños de informarse acerca de cosas que no saben del medio que les rodea.
  • Ampliar conocimientos del entorno próximo. Es responsabilidad tanto de los colegios como de los padres, fomentar la educación de los niños ayudándoles a comprender y proteger el medio ambiente y realizando actividades relativas a la energía, el paisaje, el aire, el gua y la vida silvestre.
 
La UNESCO centra estos objetivos en los más pequeños pero lo cierto es que se pueden extender de igual forma a toda la sociedad. Es necesario que la humanidad entera sea consciente de la grave situación ambiental en la que nos encontramos para que se puedan tomar mediadas urgentes y adecuadas, tanto a niveles internacionales como estatales y también a nivel individual y personal, adoptando hábitos respetuosos con el medio ambiente. Concienciar a los niños de que cada uno de ellos es parte fundamental para salvar el planeta es sin duda un paso de gigante   para conseguirl