Técnicas de estudio que garantizan el éxito académico de nuestros hijos

Enviamos a nuestros hijos al colegio para que aprendan, se formen y adquieran los conocimientos que garantizarán que están preparados para afrontar el futuro de forma autónoma y con plenas garantías de éxito. Pero, ¿qué herramientas les damos para conseguirlo? Más allá de procurar que acudan a un buen centro e incluso de contratar algún profesor particular para aquellas asignaturas que más les cuestan ¿les enseñamos de verdad a estudiar? Seguramente, ante esta pregunta, nos quedamos sin palabras. Y es que en la mayoría de los casos hemos de reconocer que el concepto “técnicas de estudio” es para nosotros un gran interrogante.

Desde el grupo de colegios IEP estamos decididos a poner fin a esta laguna de nuestro sistema educativo porque estamos firmemente convencidos de que elegir una buena técnica de estudio es fundamental para afrontar los exámenes con la preparación adecuada. Aprender a estudiar y a sacar partido a las capacidades personales de cada alumno es fundamental para su aprendizaje y por ello hay vamos a detenernos en algunas de estas técnicas.

 

  • El método Pascal. Este clásico método se basa en realizar una lectura rápida para obtener la idea global y una lectura comprensiva con subrayado. A continuación se debe hacer un resumen que luego facilitará el estudio y la memorización. El último paso de este método es el repaso de todo lo estudiado

 

  • Pensamiento visual. Este método utiliza el dibujo para sintetizar contenidos, conceptos y emociones. No importa la calidad del dibujo sino lo útil que sea para el alumno. Se pueden utilizar, por ejemplo, pictogramas, figuras geométricas o bocetos.

 

  • Reglas mnemotécnicas. Se trata de memorizar listas cortas de conceptos que aparentemente no tienen vinculación lógica. El método consiste en relacionar conceptos nuevos con elementos familiares, palabras clave, siglas, abreviaturas o acrónimos que les facilitan la comprensión y la memorización.

 

  • Practicar con exámenes. Muchos alumnos llevan aparentemente bien preparado el temario pero al sentarse delante de un examen se bloquean. Una buena manera de evitarlo es practicar con ejercicios prácticos o preguntas parecidas a las de años anteriores. Este método es especialmente útil en asignaturas como las matemáticas, la gramática o los idiomas.

 

  • Mapas mentales y esquemas. Se trata de realizar sencillas representaciones gráficas en las que se visualizan ideas con una jerarquía. El mapa mental parte de un tema principal que se coloca en el centro en un círculo u óvalo y las ideas secundarias se disponen de manera radial, conectadas con la central a través de líneas o fechas.

 

Estas técnicas pueden ser muy útiles para que nuestros hijos aprendan a estudiar pero, para garantizar unos resultados óptimos, hay otras pautas que no debemos olvidar:

  • Es fundamental que tengan un lugar donde estudiar limpio, ordenado y con un ambiente adecuado de luz, temperatura y silencio.
  • Los niños se deben de acostumbrar a dedicar un rato todos los días a hacer deberes. La disciplina de estudio ha de comenzar en la educación primaria.
  • Para facilitar esta disciplina el niño debe tener una rutina todas las tardes: merendar, jugar y a una hora en concreto ponerse a estudiar.
  • Hasta que adquieran el hábito de estudio se puede trabajar con ellos pero no se trata de hacerles los deberes sino de orientarlos.
  • En época de exámenes, más que nunca, deben dormir bien, comer sano y beber mucha agua, evitando los refrescos con cafeína o las bebidas energéticas.
  • Es importante hacer pequeñas pausas cada 40 o 50 minutos, pues la concentración baja.