Cómo y por qué fomentar el espíritu emprendedor en los más pequeños

Soñadores, creativos, innovadores, disciplinados, arriesgados, con gran autoestima y capacidad de aprendizaje y un alta tolerancia al fracaso. ¿Reconoces estas cualidades en tu hijo? Si es así, tienes un pequeño emprendedor en potencia en tu familia, pero si solo ves reflejada en él alguna de ellas es más que posible que también llegue a ser una persona emprendedora, solo hay que encauzar sus cualidades innatas y ayudarle para que adquiera o desarrolle las que seguro esconde bajo el paraguas de la inexperiencia.

 

Y es aquí, precisamente, donde entra en juego el compromiso de los centros IEP con una formación que prepare a nuestros pequeños para afrontar el futuro con plenas garantías de éxito. Nuestro modelo educativo va mucho más allá de la mera memorización. Tratamos de proporcionar a nuestros alumnos habilidades que les ayuden a desarrollar su talento para que triunfen en aquello que se propongan. Por ello, trabajamos con nuestros niños para que desarrollen la creatividad, la inteligencia emocional, la autoconfianza y también la empatía o el optimismo. Es necesario enseñar a los pequeños la importancia de aportar sus propias soluciones a las situaciones cotidianas y darles la oportunidad de perder el miedo, lanzarse y poner en marcha sus propios proyectos, aún a riesgo de equivocarse o fracasar. En resumen, les ayudamos a desarrollar todas las aptitudes y actitudes que caracterizan a un emprendedor.

 

Y ¿por qué fomentar el espíritu emprendedor en los pequeños? Ciertamente, no se trata de intentar que todos nuestros alumnos sean en el futuro grandes empresarios, eso lo decidirán y propiciarán ellos. Pero sí creemos que fomentar el espíritu emprendedor es importante para promover su autonomía y su capacidad de superación, al tiempo que desarrollan la creatividad, la asertividad, la confianza, la responsabilidad, la capacidad innovadora y la actitud y pensamiento positivo.

 

¿Cómo se fomenta el espíritu emprendedor en los niños?

 

  • Autoestima, sueños y fracasos. Reforzar la autoestima es fundamental. Enseñar al niño que puede conseguir cualquier cosa que se proponga es tan importante como que sepa que el error o el fracaso no son una derrota y que con una actitud positiva puede transformarlos en futuros éxitos. También es primordial que aprenda a aceptar y aprovechar las críticas constructivas.

 

  • Tomar decisiones y aceptar las consecuencias. Para fomentar el espíritu emprendedor es básico dar libertad al niño para que tome decisiones sobre aquello que le importa y propiciar así que tenga que afrontar las consecuencias. Se trata de un gran paso hacia su autonomía.

 

  • Inculcarle valores desde la edad más temprana. Se trata de crear un entorno de aprendizaje innovador y creativo, a través de juegos, actividades, grupos u organizaciones. Es muy positivo darle tiempo y espacio para que se exprese libremente, ya que así se le ayuda a reflexionar, crear ideas y conocerse a sí mismo y sus motivaciones. El desarrollo de la creatividad a través del arte les permite dar soluciones abstractas a muchos problemas.

 

  • Trabajo colaborativo. Enseñar a los niños a comunicarse con sus compañeros y a realizar trabajos en equipo refuerza aspectos como el respeto, la confianza o la seguridad que en el futuro podrá aplicar a sus proyectos. Darle herramientas para que pueda comunicarse de manera fluida también es vital para que sepa trasladar de manera eficaz sus ideas.

 

  • Refuerzo y apoyo. Ayudar a los pequeños a descubrir que es lo que saben hacer mejor y reforzar esas cualidades debe ser la prioridad de todo ecuador.

 

En conclusión, cuando reforzamos en los niños la inteligencia emocional, la autoconfianza, el positivismo y la capacidad de crear ideas y proyectos o les permitimos hacer realidad sus metas,  asumiendo sus consecuencias, estamos dándoles las armas fundamentales para convertirse en futuros y exitosos emprendedores pero, lo que es más importante, les estamos enseñando a afrontar, superar y salir victoriosos de cualquier reto que les depare el futuro.