El tenis hace niños más sanos, más sociables y más seguros de sí mismos

Una buena autoestima, capacidad de manejar la presión o desarrollar estrategias, mayor coordinación y fuerza y un fuerte sistema inmunológico. Éstos son sólo algunos de los innumerables beneficios que puede aportar a los más pequeños la práctica del tenis. Por ello, desde nuestro colegio de La Nucía apostamos porque nuestros alumnos se inicien en este deporte desde la edad escolar. Una apuesta que se ha traducido en un acuerdo de colaboración con la academia de David Ferrer. El gran tenista alicantino dirige esta escuela que cuenta con alumnos de 6 a 12 años. Una apuesta por nuestra localidad que el xabienc completará con la construcción de un complejo de Tenis de 20.000 m2, en el que invertirá casi medio millón de euros y que contará con 8 pistas y una gran pista central. Por todo ello, es para nosotros un honor contar con su colaboración y que desde ahora nuestros alumnos se puedan beneficiar de toda la experiencia del que sin duda es uno de los mejores tenistas españoles de la historia. Nuestros pequeños se iniciarán en este deporte, que, como hemos dicho, les aportará grandes beneficios tanto a nivel físico, como mental y social.

Beneficios físicos

  • Mejora la fuerza y la resistencia: Se trata de un deporte muy completo, ya que combina acciones explosivas donde se trabaja la fuerza muscular y cardiovascular. Jugar al tenis fortalece los huesos de los niños y adolescentes, ayudando a prevenir la osteoporosis. Además, sin darse cuenta, los niños corren durante un buen rato mientras mantienen un alto nivel de energía, lo que desarrolla su velocidad, fortalece el corazón y les ayuda a descansar por la noche y rendir más al día siguiente.
  • Los niños que juegan al tenis agudizan su coordinación dinámica general al involucrar a todo el cuerpo, así como su coordinación, ya que vinculan el campo visual y la motricidad fina de los brazos y las manos.
  • Flexibilidad y equilibrio. Además de los estiramientos antes y después de entrenar, para atrapar la pelota se estiran y maniobran constantemente lo que mejora drásticamente su flexibilidad. Por otra parte, los constantes cambios de ritmo aumentan su equilibrio.
  • Jugar al tenis desde la edad escolar se traduce en crecer de forma saludable y con un sistema inmunológico mucho más fuerte que los niños sedentarios.

Nuevas habilidades sociales

  • Si tenemos un cuerpo sano y en forma, nos gusta estar en él, nos gusta nuestra imagen y estamos orgullosos de superar retos. En resumen, con el tenis mejora considerablemente la autoestima de los niños y adolescentes.
  • Respeto y apoyo mutuo. El respeto a los entrenadores, árbitros u otros jugadores es fundamental en el tenis y este valor se transfiere a nuestra vida. Además al hacer nuevos amigos con los que se comparte intereses se crea un sentido de pertenencia que conduce a un apoyo mutuo dentro y fuera de la cancha. Alegrarse cuando un compañero a jugado bien desarrolla la empatía, lo que facilita al niño la adaptación a distintos grupos sociales y le enseñará a ayudar a lo demás.
  • Control de las emociones y de las frustraciones. Por bueno que seas no siempre se gana. Así los niños aprenden a no darse por vencidos y a expresar su frustración de manera saludable. Desde pequeños debemos aprender a dirigir las emociones negativas y controlar los niveles de estrés para que esto no afecte a nuestro rendimiento.
  • Paciencia y dedicación. Todo lo que nos propongamos en la vida requiere práctica y constancia. Precisamente dos valores imprescindibles en este deporte que enseñarán a nuestros pequeños que todo lo que vale la pena requiere esfuerzo, que nada es gratis.

Todos estos beneficios son incuestionables pero para que los más pequeños puedan gozar de ellos a lo largo de toda la vida deben adquirir el hábito necesario para que la práctica de este deporte se convierta en un estilo de vida, que no puedan prescindir ya del ejercicio. Desde nuestro centro no vamos a escatimar esfuerzos para conseguirlo pero es también fundamental el ejemplo familiar. Y sin duda, el tenis es uno de los deportes que más se prestan a disfrutar en familia.